descarga
     
  En los años veinte, Matilde de la Torre fundó la Academia Torre en Cabezón de la Sal, en la que comenzó a emplear los principios de la Institución Libre de Enseñanza de educación integral. En 1924 fundó las Voces cántabras, un coro de canto y danzas populares de Cantabria. En ella, desempeñó una importante labor de recopilación y recuperación de tradicionales danzas y canciones de Cantabria, como la Danza de Ibio o El romance del Conde Lara. Llegó a participar en el festival folklórico de la English Folk Dance en 1932. Con el fin de la dictadura de Primo de Rivera, se afilió al Partido Socialista Obrero Español en 1931. En 1933 y 1936 fue elegida diputada por el PSOE en Asturias en las elecciones a Cortes, siendo una de las cinco únicas diputadas. Periodísticamente, alcanzó la cima de su producción, con colaboraciones en El Socialista y La Región. También de esta época es la novela El banquete de Saturno, del año 1931. Sin embargo, la derrota del bando republicano en la Guerra Civil le obligó a exiliarse a Francia. Allí publicó, en el año 1940, Mares en la sombra, en la que relata su dramática visión de la guerra en Asturias. También colaboró en Norte, la revista editada por Julián Zugazagoitia que servía de órgano de expresión a los negrinistas. En la primavera de ese mismo año, parte a México desde Burdeos, donde seis años después, el 19 de marzo de 1946, falleció siendo enterrada en el panteón español. Perteneciente a la facción negrinista del PSOE, fue expulsada del partido en diciembre de 1945 junto otros partidarios de Negrín pertenecientes al Círculo Jaime Vera de México (en el XXXVII congreso del PSOE fue readmitida simbólicamente a la disciplina del partido con todos los efectos juntamente con 36 militantes más, encabezados por Juan Negrín).